PARA ENSEÑAR HAY QUE SABER!... de Natalia Zanetta

Escrito el día 02/10/2011 a las 21:58 por Magister y fue visto 14133 veces
Natalia Zanetta es profesora en Ciencias Políticas. A través de este artículo que publicamos, ella se hace y nos hace preguntas de hoy respecto al quehacer docente. Recupera para nosotros la figura del maestro por en distintas etapas de la historia de la educación, especialmente la de Paulo Freire quien marcó un cambio de rumbo indeleble en el enfoque educativo latinoamericano. Les invitamos a leer sin apuros...
(Click en el título para ver más)
Aula de nivel secundario

PARA ENSEÑAR HAY QUE SABER!!
Hace aproximadamente unos 60 años, comienzan a aflorar en Europa, y en Norteamérica, nuevas teorías de Aprendizaje, cambiando de manera radical la forma de Aprender y de Enseñar. Muchos trabajadores del Pensamiento han encadenado supuestos y axiomas, cuando porque no también postulados que permiten hoy cuestionarse la forma de Aprender y Enseñar. ¿Usted dirá porque no enseñar y aprender?
Entre estos Pensadores iluminados, podemos mencionar entre otros, Max Wertheimer, Wolfgang Köhler, KurtKoffka, alemanes que incursionaron por la percepción en su totalidad. De estos precursores alemanes, se desprenden los trabajos de observación de Jean Piaget, biólogo, epistemólogo y psicólogo, y de Piaget, se desprenderán Ausubel, Vigostsky, Bruner, Fuerstein, Paulo Freire etc...
Hasta 1950, aproximadamente, es de usual manejo la teoría Conductista, el docente explica, el alumno memoriza, y luego repite lo “aprendido”, este modelo se desprende del estímulo- respuesta de Watson (norteamericano) y Pavlov (ruso). Las teorías, Cognitivas, (quiere decir el que aprende construye, piensa y arma el conocimiento con un docente que sirve en principio de estratega y luego de guía), revolucionan la manera de enseñar y aprender.
Entonces, se cambia la lógica de la enseñanza aprendizaje, y bajamos del pedestal al maestro que todo lo sabe. No nos alcanza la vida para saber todo lo que hay que saber, y esto acarrea desestructuraciones, quiebres en las estructuras de pensamiento, porque ya no solo el alumno aprende, el docente también lo hace. Por eso Aprender y Enseñar.
En nuestro país, estas teorías comenzarán a desplegarse recién por los años 80, 90, ayer; debido a los sucesivos gobiernos de facto que por supuesto por estar comandados por EE UU, no requerían de un sujeto pedagógico o alumno que pensara, eso era peligroso por aquellos tiempos…
Retomando y para ir perfilando estas líneas, una vez conocidas estas nuevas teorías que han tomado varios pensadores ,practicado corregido ,y complejizado, es de mi preferencia nombrar por estar en el mes del Día del Maestro y del Profesor,lo que para mí es un docente auténtico, que no está más entre nosotros , pero que ha dejado huellas en la educación latinoamericana, estoy hablando de Paulo Freire, un hombre que tomó de todas las teorías brevemente mencionadas , e hizo la suya propia regionalizándola a nuestra cultura, a tal punto, que creó un método de alfabetización de adultos , que está vigente en algunas escuelas.
Queda claro entonces que se modifica la concepción de aprendizaje de escuchar bien retener y repetir, por actuar pensar y transformar.
Lo que hizo Paulo Freire, fue enseñar desde las relaciones del hombre con su mundo, trabajando la dualidad pensamiento - lenguaje. “Así como el habla es imposible sin el pensamiento, y habla y pensamiento son imposibles sin el mundo al cual se refieren, la palabra humana es más que mero vocabulario, es palabra y acción.Las dimensiones cognoscitivas del proceso de alfabetización deben incluir las relaciones de los hombres con su mundo. Estas relaciones son el origen de la dialéctica entre los productos que logra el hombre transformar el mundo y las condicionantes que estos productos, a su vez, ejercen sobre el hombre. Aprender a leer y a escribir debería ser una oportunidad para que el hombre supiera cual es el verdadero significado de “hablar la palabra”: un acto humano que implica reflexión y acción. Deberían ser considerados como un derecho humano primordial y no el privilegio de unos pocos.” Pero, desde mi humilde punto de vista, no solo se queda con el pensamiento y la acción sino que también y creo es lo más sustancioso de su trabajo, aborda la crítica, y es por este sendero que lo abstracto se vuelve tangible y da posibilidades a una nueva acción.
“Al ser una reflexión crítica de ambos, profesor y alumno, el proceso de alfabetización debe relacionar hablar la palabra con transformar la realidad, y con el papel del hombre en esta transformación. Darse cuenta del significado de esta relación es indispensable para tal proceso, si uno está realmente comprometido con la liberación” .
La tarea docente, si bien no en todos los casos está ligada a la alfabetización, inclusive ésta no es como en el siglo XX, exige este postulado de Paulo Freire, el pensamiento, la reflexión, la crítica y la transformación de nuestros alumnos.
Crear sujetos pensantes y reflexivos en un mundo en donde todo está impostado por los medios, y aún peor, donde nuestros niños son apabullados con lo que yo denomino la cultura del pantallazo, que no deja resto para detenerse y pensar , sugiere una labor estratégica de parte del docente en donde se pone en juego todo su capital intelectual y en el caso de que existan recursos y en los que no también, en un sincero acto humano y noble de liberar mentes, de formar espíritus críticos, autónomos, en pos de la transformación de su realidad . Para ello y otra vez Freire, es necesario el compromiso, entre otras cosas.
En el libro Pedagogía de la Autonomía ( saberes necesarios para la práctica educativa), el autor menciona alguno consejillos para enseñar, Por ejemplo, dice que enseñar exige rigor metódico, exige respeto a los saberes de los educandos, estética y ética, riesgo , asunción de lo nuevo y rechazo de cualquier forma de discriminación. Exige reflexión sobre la práctica, la convicción de que el cambio es posible, saber escuchar, y exige querer bien a los educandos.
Este último en particular es uno de los secretos de la educación. La educación, el enseñar, que no significan los mismo, enseñar es mostrar, instruir, dar a conocer algo, viene del latín insignar y educar, es encaminar, enseñar cortesías o modales, las dos acciones tienen que ver en el aprendizaje, sin embargo la tarea de la educación tendría que ser arduamente practicada en el seno familiar, cosa que no ocurre en estos tiempos de aceleración posmoderna. La enseñanza, decía es una práctica social en donde es imprescindible el vínculo, estamos tratando con personas, que sienten, viven, sufren, colapsan , entristecen, alegran, hiperactivan, timida , intimidan, expresan, no expresan , hay entre 20 y 30 y en algunos casos 40, sensaciones que confluyen en un solo lugar. Es preciso el vínculo, el buen querer a nuestros alumnos.
La lista continúa, pero se haría muy extensa. Los que somos docentes sabemos que nuestras prácticas son siempre imperfectas, que deberían estar sometidas a reflexión y crítica. Pero somos seres sociales y es la contaminación ineludible que menciona Pierre Bourdieu de lo social a la hora de poder mirar con objetividad, la que en ocasiones no nos permite arrojar luz de manera certera en algunas cotidianeidades del aula. Lo que equivale decir que ser docente hoy, no es para improvisados, se requiere de conocimiento de la materia afín, de conocimientos acerca de cómo abordar la enseñanza y el aprendizaje, se requiere el conocimiento referente al manejo de grupos , que son todos distintos cuando no numerosos, conocimientos en administración y formas legales, pero fundamentalmente se necesita tener la convicción de querer serlo, y de poder mirarnos y reconocernos en nuestros desaciertos para corregirnos y mejorarnos y crecer junto a ellos, saber que es a través de cada uno de nosotros que podemos lentamente generar los cambios que nos hacen falta , somos regadores de simientes que prometen , para sus vidas ,para cada uno de ellos, para su comunidad , para su mundo.
Respecto de lo escrito en el párrafo anterior, dice Freire en su obra Cartas a quien pretende enseñar “En el fondo, el discurso sintético, o simplificado, pero bastante comunicante, podría hacerse en forma ampliada así: mi intención en este texto es mostrar, que la tarea del docente, que también es aprendiz, es placentera y a la vez exigente. Exige seriedad,preparación científica, preparación física, emocional, afectiva Es una tarea que requiere, de quien se compromete con ella, un gusto especial por querer bien, no solo a otros sino al propio proceso que ella implica. Es imposible enseñar sin ese coraje de querer bien, sin la valentía de los que insisten mil veces antes de desistir. Es imposible enseñar si la capacidad forjada, inventada, bien cuidada de amar. Es preciso atreverse, en el sentido pleno de la palabra, para hablar de amor sin temor de ser llamado blandengue, o meloso, acientífico, cuando no anticientífico. Es preciso atreverse para decir científicamente y no blablablantemente , que estudiamos, aprendemos ,enseñamos y conocemos con nuestro cuerpo entero. Con los sentimientos, con las emociones, con los deseos, con los miedos, con las dudas, con la pasión y también con la razón crítica. Jamás solo con esta última. Es preciso atreverse para jamás dicotomizar lo cognoscitivo y lo emocional”.
Estas son palabras de un gran maestro que , en 1961 fue nombrado director del Departamento de Extensión Cultural de la Universidad de Recife, y en 1962 tuvo la primera oportunidad de aplicar de manera significativa sus teorías, cuando se les enseñó a leer y escribir a 300 trabajadores de plantíos de caña de azúcar en tan solo 45 días. En respuesta a estos buenos resultados, el gobierno brasileño aprobó la creación de miles de círculos culturales en todo el país.En 1964 un golpe de Estado militar puso fin al proyecto: Freire fue encarcelado como traidor durante 70 días. Tras un breve exilio en Bolivia, Freire trabajó en Chile durante cinco años para el Movimiento Demócrata Cristiano por la Reforma Agraria y la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas. Recibió el Título de Doctor Honoris Causa en veintisiete universidades internacionales, entre numerosos reconocimientos, como el Premio UNESCO, de Educación para la Paz, en 1986, y el Premio Andrés Bello de la Organización de los Estados Americanos, como Educador de los Continentes, en 1992. Murió en San Pablo, en 1997.
Un hombre que hizo historia en la educación del sur americano, que se comprometió , que se atrevió, sirva este homenaje para él, para todos los que se atreven, y los que empezarán a atreverse, Feliz día de maestro!!


   Tema: General


Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Nombre:
E-mail:
URL:
  Negrita Cursiva Imagen Enlace
Guardar los datos: Si / No